Desde el día 1° de julio de este año, se encuentra vigente la Ordenanza N° 100/22 cuyo objetivo es preservar y mejorar el arbolado público de la ciudad, regulando la plantación, conservación y extracción y prevé sanciones para quienes no cumplimenten la normativa.

Los árboles aportan equilibrio ecológico y ayudan a mitigar las consecuencias del cambio climático y constituyen un elemento representante de la naturaleza, indispensable para el funcionamiento y la estética urbana, de modo que su puesta en valor aumenta la calidad de vida.

Por ello se consideró necesario establecer mecanismos que aseguren un proceso sostenido que promueva e incremente la calidad de la masa arbórea y su buen desarrollo.

Para acceder a más información, acercarse a la Municipalidad.

Anterior Presentación de libro